martes, 7 de abril de 2009

Brasil 2007: Cuarta Parte - Cataratas de Iguazú

Por fín os hago llegar otra entrega del viaje por Brasil. Esta vez, desde Río de Janeiro cogemos un vuelo hasta "Foz de Iguazú", la población de la frontera brasileña más cercana al "Parque Nacional de Iguazú".

Nuestro planning es visitar el Parque en la zona argentina, porque es más extensa, para lo cual nos dirigimos a "Puerto Iguazú". Si estáis en Brasil, coged muy temprano un bus desde Foz hasta Puerto de Iguazú y desde allí hay que coger un autobus que va directamente al Parque.


Consejo: Contad con que la duración del trayecto en total será de una hora y media aprox. y también con la moneda. Tendréis que hacer el cambio si queréis comer o comprar algo que no podáis pagar con tarjeta. En "Puerto de Iguazu", al lado del bus que os llevará al Parque hay una oficina de cambio.





La parte argentina del Parque Nacional de Iguazú tiene una extensión del 80% de las cataratas y te permite observar la cataratas por el nivel superior con una pasarela especial y por el nivel inferior donde puedes disfrutar de un paseo en lancha y acercarte mucho al rompiente de las cataratas. El mayor atractivo de este lugar es el salto que llaman "Garganta del Diablo", aunque cualquiera de las cataratas y todas en su conjunto son una maravilla y eso que iban cargadas de poca agua.




Como actividades programadas puedes contratar un viaje en barca (lo llaman "aventura naútica) y también realizar una excursión en Jeep con una especialista en flora y fauna (a nosotros nos tocó el simpático Enrique) que te mostrará una parte del Parque que está cerrado al público.

Y por tu cuenta, puedes recorrer el "sendero Macuco" de 7 km (ida y vuelta) que acaba en un lugar donde puedes encontrarte un salto de 20 metros que cae a una poza. En su tiempo fue un lugar de baño muy conocido.

Por todo el Parque, tanto en la zona argentina como en la brasileña, vas a encontrar pequeños coatíes. Mi consejo es nunca darles de comer. Nuestra comida es basura para ellos. Cogen enfermedades, se vuelven vagos a la hora de conseguir su comida... Todo el parque está lleno de carteles adviertiendo que no se haga, pero algunos turistas pasan de todo y acaban dandoles las migajas de sus bolsas de patatas fritas o sus bocatas.




Para recorrer la parte argentina se necesitan unos dos días.

No podéis iros de allí sin comer en el Restaurante Mediterráneo que está en "Puerto Iguazú" y charlar con Juan, un camarero muy simpático que os tratará como si fueráis auténticos reyes. La comida es excelente y la charla de sobremesa con Juan, merece la pena.

La zona del parque brasileña tiene menor extensión, pero tiene su encanto, aparte de unas vistas de las cataratas más amplias y generales. Sin embargo no tiene la majestuosidad de las cataratas argentinas. Para esta visita con medio día, o un día completo si os gusta disfrutar de todo tranquilamente, creo que es suficiente.

Os hago llegar más fotos de esta parte del viaje. Entrad en mi album...

La verdad es que fuimos unos afortunados, porque la experiencia de vivir in situ semejante maravilla, no la tiene todo el mundo. Es muy dificil explicar la sensación que provocaron en mí las cataratas. Esa fuerza que da esperanza porque el agua es vida, pero sin embargo, también es destrucción.





Tan importantes que nos creemos los humanos cuando un0 se para a pensar que sólo somos una ínfima parte de algo, que siempre funcionó, funciona y seguirá funcionando sin nosotros...

6 huellas:

una sonrisa dijo...

Cuando uno ve paisajes así, la naturaleza en pleno apogeo, es cuando uno se da cuenta de lo pequeñitos que somos.
Es PRECIOSO!!
Un besito

Bego dijo...

Que maravillosos paisajes, que catara tan bella.

Un beso.

Lunaria dijo...

Hoy día deseamos tantas cosas materiales, que a veces nos olvidamos del regalo que la naturaleza nos ofrece.
Besos.

Amig@mi@ dijo...

Precioso reportaje,
Me encantaría conocerlas in situ.
Quizás algún día...
Mientras tanto me conformo con lo que tú muestras.
Un besote

alma máter dijo...

¡¡Qué bonitas fotos!1 ¡qué gozada!!! ¡¡QUÉ ENVIDIAAAAAA!!!!!!

Me ha encantado.

Un beso.

Shedir dijo...

Una sonrisa: precisamente es lo que yo pienso. Somos insignificantes ante la naturaleza.

Bego: De nuevo bienvenida. Un placer tener por aquí.

Lunaria: Hola!! Pues si que nos olvidamos, pero quizás sea mejor porque para lo que estamos haciendo con ella...

Montse: Si que merece la pena ir, como a cualquier otro lugar con un paisaje como este.


Besotes a todas