lunes, 23 de noviembre de 2009

A cuatro manos ...

Hola a tod@s!!! Cómo estáis??

Tengo que sacar tiempo para al menos contestaros a los mensajes que me dejáis (muchísimas gracias!!) y con el tiempo volver a coger la rutina de pasarme por vuestros blogs, pero de momento no puedo. Prometo que lo haré cuando pase un poquito de tiempo. No os olvidéis de nosotros mientras tanto...

Quería dejaros con un regalo que mi cuñada ("La tita de Jeré"), nos hizo llegar hace unos días. Un regalo para nosotros tres, que yo he querido compartir con vosotros porque me parece un relato precioso.

Cuando lo leí por primera vez, y ahora que lo he leído varias veces no puedo más que emocionarme.

Gracías María!! Eres un sol y la mejor tía que Víctor pueda tener nunca.

........................................................................................

"No es que hiciera frío, pero el aire tenía un tacto extraño. Mi cuerpo de repente pesaba mucho, ya no tenía esa sensación de ingravidez que tanto me confortaba. Todo de pronto parecía una amenaza. Los sonidos dejaron de ser graves y rítmicos para convertirse en algo estridente y caótico. Una sensación de vértigo me sobresaltaba constantemente y sentía como si de repente pudiera caer al vacío sin tener dónde agarrarme.

Y lo peor era la luz: ese destello que constantemente me hería los ojos.

Me pregunté si tanto esfuerzo por salir habría merecido la pena.

Entonces lloré. Con todas mis fuerzas.

Decidí usar mis pulmones recién estrenados para pedir sólo una cosa:  ¡Que alguien me eche una mano!

Lo lloré una y otra vez . Y de repente, de entre toda esa luz insufrible, apareció la ayuda que había estado pidiendo a gritos. Pero no fue una mano la que me cogió para ayudarme. Fueron cuatro.

Cuatro manos que sin palabras conseguían darme toda la calma que creí haber perdido. Cuatro manos que me decían que no tenía que preocuparme por nada, que a partir de ahora podría caerme las veces que fuera necesario, tropezar en todos los caminos en que me encontrara obstáculos, porque ellas me ayudarían a levantarme de nuevo, y me señalarían los senderos por los que podría correr sin hacerme daño.

Ahora siento que sí mereció la pena todo ese esfuerzo" .

Esas cuatro manos que aparecieron cuando creí que estaba solo me han dicho que siempre van a estar ahí, que mis pies los utilice sólo para correr sin miedo a tropezar, y mis brazos sólo para intentar volar sin miedo a caer.

Y que no me preocupe por nada más.

Porque caminar lo podré hacer siempre a cuatro manos.

Víctor (por boca de tita Valle) en Jerez de la Frontera, en mi día 11 (18 de Noviembre de 2009).




Foto de Víctor tras la cristalera de Neonatos.


12 huellas:

Simplemente yo dijo...

Que preciosidad de relato, se me han caído las lñagrimas! los primeros días suelen ser caóticos pero luego todo toma una rutina.

Besitos a los tres

alma máter dijo...

Qué relato más bonito!!! gracias por compartirlo Shedir. Me he emocionado....

Un beso ENORME!!

Bego dijo...

Hola Shedir, que bien saber de ti, es normal que ahora tengas poco tiempo para el y los blogs, ¿quién va a quitar tiempo a una belleza como Víctor para cambiarlo por un blog?, jejejej.

Como ya te comenté, me encantó este relato, es precioso.

Que sigáis muy bien, besosssss!

Amig@mi@ dijo...

Regalos así se agradecen amiga.
Me encanta saber de tí.
cuando tengas un ratillo me vuelves a mandar al correo el enlace de "nuestro otro blog", que imagino estará mucho más activo.
Un besazo a los dos, bueno y a tu mario también ;)

Amig@mi@ dijo...

Tienes un premio en mi blog. Cuando quieras o mejor dicho , puedas, pasa a recogerlo ;)
Besos

Sandra dijo...

Jolin que relato mas bonito, si hasta me he emocionado yo.

Da la enhorabuena a tu cuñada, y muchos besos para vosotros.

Que tal se porta Victor??.

Besos.

Minerva dijo...

Madre mía!! es precioso!! Se me ha puesto el vello de punta. Seguro que así se siente, protegido y querido.
Tienes una cosita en mi blog, cuando tengas tiempo, si te apetece, pásate.
Un besote muy fuerte para los tres.

el centollo mecánico dijo...

Hola titi!! nos alegra siempre saber de ti y por supuesto de nuestro ahijado bloguero Victor...el relato, magnifico, se nota el arte de los Jereles y la ternura del momento jejeje...me alegro de que esteis bien y que siga creciendo sano el amigo...un besito para los tres y nada, aqui os esperamos con los brazos abiertos...un beso para los tres

una sonrisa dijo...

precioso regalo!!! es lógico que te emocione a ti y a todos nosotros.
Victor que guapooooooo!!!!! he leido que tuviste problemillas, con mi grande también me pasó, tarde dos semanas en poder traermelo a casa, que largas se hicieron... mímalo, consientelo, disfrútaloooo,crecen rapidísimo!!!
felicidadesss, un besito enorme!!!

Sandra dijo...

Feliz finde guapa, y muchos besitos y mimos para el pequeñajo ;)

Sandra dijo...

Que tal esta Victor guapa?, creciendo por minutos no? ;)

Besos.

Vicky dijo...

hola super mama, como estas??

Y Víctor, tiene que estar muy guapo.

Besitos para los dos.